Han pasado meses que nos hemos recluido  en nuestras casas, un confinamiento "obligado" a llevarlo a cabo, una Pandemia en el mundo actual ha causado una impresión fuerte, un cambio,  sentimos que no podemos controlar porque es una afectación que no está en nuestras manos disolver.

Cualquiera que sean las circunstancias exteriores, prevenir es curar mucho, por lo que es importante reconocer los signos de pérdida de confianza.
Me siento desorientado ,  con pérdida de seguridad, ¡no es posible que este pasando esto!, ¡Cuánto más tengo que esperar! 
Te das cuenta de que continúa sin mejorar, y que pasa el tiempo despacio y que no tienes idea de qué es lo que tienes quehacer. Te resignas y la confianza se deteriora aún más.
Se anuncian algunos otros síntomas:
-Dejas de sentirte seguro de que puedes conseguir que las cosas vayan como deseas.
- Dejas de sentirte seguro de que puedes hacer algo que pueda cambiar la situación.
- Dudas de tu futuro ¿Qué va a pasar mañana?.
- Dejas de sentirte seguro de ti mismo.
En un grado extremo nos aislamos, y el salir a la calle aumenta mi nerviosismo y siento mucho miedo y me retraigo adoptando conductas casi de eremita.  Y no es extraño que en estas circunstancias surja la tristeza que crece hasta iniciar síntomas depresivos..
El propósito  se desvanece y dejo de ser optimista de lo que es posible.
la persona deja de valorarse a si misma y se lanza en un dialogo destructivo consigo mismo de descalificaciones, negaciones y pensamientos pesimistas.
No es de extrañar que el resultado sea una pérdida de cualquier alegría de vivir.
Y¿ entonces que hago?
Te presento los 4 pilares de la confianza para que mejore tu confianza.
y ¿Qué puedes tú hacer con ellas?.
Confianza física, toma decisiones que impliquen en tu propio cuerpo, el ejercicio y el cuidado físico incrementarán la confianza de buena salud.
La confianza mental, el tono de tu voz, las palabras que empleamos y el sistema de creencias  que nuestra voz interior refuerza producen un impacto en el grado de seguridad que tenemos de nosotros mismos.  
Confianza emocional, no temas no tener miedo, que sepas que la tristeza y la pena cumplen un fin curativo y que con el tiempo se desvanecen.
Confianza espiritual, el beneficio de esta c confianza es que tendrás la valentía de seguir buscando lo que realmente te importa.  

y por último, " El optimismo, es la fe que conduce a los grandes logros. Nada se puede hacer sin esperanza ni seguridad en sí mismo". Helen Keller














-