Tiempo que a menudo nos falta y que a veces nos sobra. así pasamos de no tener tiempo para nosotros mismos, a dedicarnos a perdernos o a aburrirnos por  no saber que hacer con él.
la falta de tiempo para dedicarlo a otras personas que amamos, la sensación de permitir que se pierda también nos incomoda y nos sentimos angustiados.
Es complicada nuestra relación con el tiempo., lo usamos, lo rechazamos, lo apuramos, lo desperdiciamos, lo regalamos, lo invertimos. la realidad, el tiempo pasa y nosotros con él.
y no olvidemos que también lo ahorramos, como si fuera una inversión que más adelante podremos recuperar. y no, lo no vivido ya está perdido. 
Sea lo que sea que estemos aplazando ya es momento de hacerlo. 
¿A donde va el tiempo perdido? Cuando el pasado y el futuro invaden el presente, la vida se convierte en un constante "si hubiera", un y si... o un "cuando...
No tiene sentido buscar el tiempo perdido ni lamentarse por ello, es un desgaste que podríamos invertir mejor llenando cada instante de sentido, presencia y conciencia.
Este es tu mejor momento, porque es el elegido por ti.  Aún estás a tiempo.
Rebélate y pide lo que realmente deseas y no solo lo que imagines que puedes conseguir. es tiempo de luchar y de saber vivir, esto no se enseña, esto es lo que venimos aprender.
Nuestra vida es una gran oportunidad, solo es necesario estar atentos y escuchar. escucha lo que nos dice la vida.